¿Estás cansado de comer siempre lo mismo? ¿Abrir la nevera y que esté siempre vacía?, ¿Llegas tarde a casa del trabajo y no te apetece cocinar? ¿Los tuppers de mamá se te han acabado y sólo puedes recurrir al kebab de la esquina o pedir pizza a domicilio? No te asustes. A continuación te presentamos 5 simples pasos para tener una alimentación sana, equilibrada, sin esfuerzo y, por supuesto, sin renunciar a comer bien:

1) Planifica tu menú semanal: muchas veces nos limitamos a comprar lo que necesitamos en el momento o rellenar los huecos de la nevera sin mirar más allá. Realizar un presupuesto semanal es muy importante para ahorrar y así evitar sustos innecesarios a final de mes. Además, salvo ocasiones especiales, podemos tener controlado lo que comemos y comeremos durante la semana. Esto nos ayudará a tener siempre a nuestra disposición lo que necesitamos para cocinar sin tener mucha cantidad de un producto y muy poca de otro, no malgastar comida que muchas veces acabamos tirando a la basura porque ha caducado y estar preparados si vienen invitados sorpresa a casa.

Consejo: todas las semanas nuestros chefs recorren los mercados puesto a puesto para descubrir los mejores productos frescos y de temporada. Cada semana dispondrás de 15 platos con los que poder elaborar tu planificación semanal para comer en el trabajo, cenar sin esfuerzo alguno si llegas tarde a casa o incluso quedar como un verdadero anfitrión si tienes alguna visita la próxima semana. Además, tus platos llegarán el día que hayas elegido y se conservan perfectamente durante 8 días en tu nevera, por lo que podrás planificar sin problema las comidas para toda la semana.

2) Haz una dieta equilibrada: es un tópico, pero la elección de platos sanos, variados y equilibrados es esencial para aguantar nuestro ritmo de vida actual, especialmente si comemos fuera de casa, tenemos poco tiempo para cocinar o tenemos niños en casa. Normalmente caemos en el error de preparar recetas que repetimos constantemente, ir al super a por comida preparada de dudosa calidad o por comer el típico menú del día grasiento y caro. Para evitar esto, es bueno que en la planificación de tu semana intentes incorporar todas las categorías que creas convenientes: Verduras, Pescado, Carnes, Desayuno… Así podrás planificar, no repetir y, sobre todo, controlar tu dieta.

Consejo: el equipo de wetaca planifica cada semana una combinación de platos equilibrados nutricionalmente, sin perder lo más importante, el sabor. Además preparamos cada producto con las elaboraciones e ingredientes más adecuados para los diferentes momentos del día o temporada. Así podrás disfrutas de platos tan variados como el Solomillo de cerdo a baja temperatura y manzana en dos texturas, la Crema suave de espinacas, el arroz caldoso con langostinos o la cookie gigante de chocolate. Tan solo envasados al vacío . Cero aditivos. Además, desde Wetaca queremos recordarte que hacer ejercicio es el complemento perfecto para llevar unos hábitos de vida saludables.

3) No picar entre horas: claro, a todos nos gusta los snacks como esas patatas fritas de bolsa, golosinas o ese croissant de chocolate a las siete de la tarde. Luego nos arrepentimos cuando la báscula marca unos kilos de más. En el caso de que no puedas resistir la tentación de acudir a la nevera, elige siempre productos como fruta, verdura o embutido bajo en grasa. Además, escoge siempre bien el momento en el que lo haces e intenta limitar las raciones. En el caso de que esos deseos incontrolables por comer lleguen durante tu jornada laboral, la máquina de vending siempre será tu peor enemiga. Lleva algo preparado de cada, que te ahorrará dinero y te sentirás mucho mejor ☺

Consejo: los platos de Wetaca están pensados para ser un plato único más que suficiente. De media son 500 gramos de comida, más que cualquier ración individual de un precocinado del super. Con esto también quedarás más que saciado para evitar momentos innecesarios de hambre y estampidas a tu nevera.

4) Disfruta del momento de la comida: ¿Cuántas veces hemos tomado un sándwich en un banco en la calle? ¿Cuántas veces casi te has quedado sin comer por culpa de la siguiente reunión? El momento de la comida debe ser una ocasión para disfrutar, no una obligación. Sentarse a la mesa a disfrutar de la comida debe convertirse en un pequeño ritual que nos ayude a olvidarnos del estrés diario. Además, si comemos lento, nos sentiremos más saciados y evitaremos esos momentos de ansiedad que nos llevan al anterior punto de la lista. Intenta rodearte de la mejor compañía para disfrutar de un buen plato y una amena charla.

Consejo: nuestros chefs se pasan horas cocinando sin prisa para que precisamente tú no la tengas. Desde las cocciones más cortas en un wok a largas horas a baja temperatura, cuidando cada detalle para conseguir el mejor resultado. Olvídate de cocinar cuando no te apetece, limpiar cuando no te apetece (siempre) o intentar emular técnicas culinarias que vaticinan un fracaso absoluto. En tan sólo 3 minutos en el micro tus platos quedarán recién hechos, en el punto exacto y como si tuvieras tu propio chef a domicilio.

5) Haz tu pedido en Wetaca: lo sabemos. Los cuatro puntos anteriores pintan muy bien según lo leemos, pero muchas veces nuestro día a día nos puede y no podemos cumplirlos. ¡¡¡¡No te preocupes, ni te sientas mal!!! Estamos para ayudarte. Con Wetaca cumplirás al 100% con todos los puntos y sin esfuerzo.

Además, para ponértelo más fácil todavía, tenemos un cupón descuento de 5 euros para tu primer pedido en Wetaca. Introduce el Código NEWBIE en tu pedido y en unos días tendrás en casa tus platos. Dedica 5 minutos hoy y come toda la semana que viene. Elige los platos que más te apetezcan antes del miércoles y los disfrutarás a partir del domingo. En toda España. Además, recuerda puedes pagar con tarjeta (crédito y débito), PayPal y ticket restaurant.

Entre los pescados de la carta de Wetaca encontrarás piperrada de bacalao

¿A qué estás esperando?

prueba