Aitor Reyes es un ejemplo de evolución. La cocina apareció en su vida “de rebote” tras varios intentos fallidos de entrar en el ejército. Entró como estudiante en prácticas y, tras un año de esfuerzo, dedicación y buena actitud, ya es una pieza indispensable en las cocinas de Wetaca. Divertido, algo alocado y con unas ganas desmedidas por aprender, hoy conocemos un poco más a este guerrero de los fogones 😉

Aitor, tienes una breve pero intensa experiencia ¿Cómo surgió tu interés por la cocina?

Sinceramente, nunca he tenido un interés especial por los fogones. La cocina me ha venido de rebote. Yo tenía vocación por entrar en el ejército y, tras varios intentos (no me dejaron entrar por un tatuaje), busqué otras alternativas. He de decir que en mi casa siempre he tenido el referente de mi tío, que ha sido cocinero durante muchos años. Me gusta el hecho de ser una profesión que te permite ser independiente y valerte por ti mismo.

Se puede decir que Wetaca ha sido tu primera experiencia profesional ¿Qué ha supuesto para ti?

Así es, Wetaca ha sido mi primera experiencia profesional de forma estable y ha supuesto un cambio radical en mi forma de ver la cocina. Nunca imaginé que aprendería tanto (y lo que me queda todavía). Estoy muy contento de formar parte de esta familia y seguir aprendiendo día a día. Además, al estar en contacto con grandes cocineros, hace que madures en todos los sentidos y te hace ser más responsable.

¿En qué crees que radica el éxito de Wetaca?

Creo que la clave de Wetaca es el gran equipo que tenemos. Incluso diría que más que un equipo somos una gran familia, donde todos nos llevamos bien y nos ayudamos unos a otros. Eso sin duda hace que el trabajo sea más gratificante y mucho más sencillo, porque si un compañero falla, sabes que tienes a otro por detrás para echarte una mano. Además, creo que Wetaca es una gran idea y pocos (o ninguno) del sector ofrecen un producto de tanta calidad y con tanta variedad como el nuestro.

Háblanos un poco de la cocina de Wetaca y de tus compañeros ¿Qué has aprendido en este tiempo rodeado de chefs con una larga trayectoria?

Pues mi caso tengo que decir que he aprendido TODO. Yo entré en Wetaca de prácticas y no sabía ni siquiera coger un cuchillo 🙂 Todo lo que sé ahora es gracias a mis compañeros, que se esfuerzan en enseñarme día a día. Yo sólo sabía de cocina lo que había aprendido en un curso online y tengo que decir que no tiene nada que ver la teoría con la práctica. Aún me queda muchísimo por aprender y espero seguir rodeado de estos grandes chefs, que me están enseñando todo y abriéndome un mundo nuevo.

¿Cuál dirías que es tu especialidad?

Aún es pronto para decir que tenga una especialidad, ya que desempeño muchas tareas en cocina e intento hacerlas lo mejor posible. Desde que entré me fascino el manejo de los cuchillos y cortar/picar de forma rápida. Es algo que parece una tontería, pero que me ha llevado algún tiempo (y algún susto). Afortunadamente, hoy puedo decir que manejo los cuchillos con mucha más soltura y es una de las cosas que más me gustan.

¿Cuáles crees que son los valores fundamentales que deben primar en una cocina?

Creo que en una cocina tiene que haber una serie de jerarquías, en las que las órdenes se vayan transmitiendo de arriba a abajo y en las que todos tengamos claro qué lugar ocupamos y lo que tenemos que hacer. También es muy importante que el trato hacia todos los compañeros sea bueno, para hacer el trabajo más llevadero y sencillo. Por último, en una cocina no puede faltar el orden y la limpieza.

¿Qué sueños te gustaría cumplir en un futuro?

Seguir formando parte de Wetaca durante mucho tiempo, poder aprender muchísimo y convertirme en un gran cocinero. Quiero que este proyecto sea mundialmente conocido y que haya un tupper de Wetaca en cada casa, disfrutando con nuestras elaboraciones.

¿Qué truco o consejo darías a aquellos que te están leyendo?

Si los que me leen son aspirantes a ser cocineros, les diría que no importa lo que sepan; cada día se puede aprender algo nuevo y lo importante es la actitud. Nadie nace sabiendo y, con una buena actitud, puedes llegar muy lejos. Si los que me leen son apasionados de la gastrononía y desean comer bien todos los días…. Está claro ¡¡Compra Wetaca!! 😛

Aitor Reyes, chef de Wetaca
conócenos