Nuestro nuevo chef de I+D no podía ser otro que Antonio Alcaide. Con más de 16 años de experiencia, este sevillano se inició en los fogones de la mano de Martín Berasategui y desde entonces no ha parado. Tras su paso por algunos de los restaurantes más importantes a nivel internacional, aterriza en Wetaca dispuesto a inspirar nuestras recetas con su sabiduría. Hoy conocemos un poco más a este enemigo de la rutina.

Antonio, háblanos un poco de ti ¿Cuándo empezó tu interés por la cocina?
Mi interés por la cocina creo que no fue por voluntad propia sino más bien por mi padre, que viendo mi indecisión para estudiar un oficio a los 14 años, me decía que siempre andaba pegado a mi madre friendo roscos, pestiños y ayudándola en la cocina en sus elaboraciones caseras llenas de cariño.

¿Por qué decidiste convertirlo en tu profesión?
Cuando empecé a estudiar el oficio, no creía que lo hiciera de manera consciente, pero tuve un profesor que me hizo ver la cocina de un modo valioso, de cuidado, de afecto y de disciplina. Creo que esa combinación despertó en mí el interés necesario para dedicarle cada momento de mi vida.

Anteriormente has estado trabajando en el Restaurante The Fat Duck del famoso chef Heston Blumenthal en Reino Unido ¿Qué te ha aportado esa etapa a nivel profesional? ¿Qué recuerdos guardas de ella?
Ser profesional de los fogones es un honor, y acabar trabajando en una cocina como la de Heston, es un privilegio. Sin dudas, lo que me aportó su cocina ha sido cerrar el ciclo de chef, para pasar más a esa faceta de pensar, de buscar las respuestas, de investigar, de no conformarse con lo establecido, de ir más allá, así como tratar de llegar a entender su mensaje culinario. Impresionante. Mis recuerdos se basan en cada momento, cada segundo en aquella cocina, su equipo, su público, su diálogo, su carácter, sus valores.

¿En qué otros sitios has trabajado?
Anteriormente tuve la fortuna de poder trabajar con grandes Chefs nacionales de la talla de Martín Berasategui, que fue mi primer contacto profesional con las cocinas, el cual abrió mi camino para continuar mi ascenso en casas como la de Ramón Freixa, Mario Sandoval, en Paradores de España como Jefe de Cocina en Mérida, e incluso siendo propietario de mi pequeño restaurante.

Como nuevo chef de I+D ¿Qué supone para ti unirte a Wetaca? ¿Cuál es la clave para obtener la receta perfecta?
Para mi unirme a Wetaca supone hasta el momento el reto más importante en el que me he embarcado nunca y donde voy a medirme como cocinero entregando de manera absoluta todo mi conocimiento. Por otro lado, obtener la receta perfecta es una mezcla de varios ingredientes: consistencia, exigencia, constancia, madurez, sensatez, diversión y espíritu gastronómico.

Sabemos que vas a tener que pasar mucho tiempo en cocina ¿Cuáles son para ti los principios básicos que deben reinar en ella?
El principio básico y que he podido constatar en las diversas cocinas que tuve la fortuna de trabajar, es el valor como persona, con todo lo que eso significa y el respeto como principio fundamental. Luego tendríamos otros, pero me gustan las cocinas de personas con valores, sobre eso se pueden hacer equipos que pueden llegar muy lejos.

¿Cuál sería un ingrediente imprescindible para ti?
Si me preguntas por un ingrediente tangible, diría que el laurel. En caso de un intangible, la memoria.

Bueno y no todo va a ser cocinar ¿Qué otras aficiones tienes?
Como cocinero, es innegable el tiempo que dedico a estudiar mi oficio, a leer y visitar lugares para conocer…Aparte de eso, he descubierto hace unos años la habilidad para el dibujo artístico al carbón, la escritura y cuando puedo hago deporte, eso sí variado, ya que no me gusta enmarcarme en rutinas que acaben por aburrir.

Nos gustaría que compartieras algo de tu sabiduría culinaria, cuéntanos algún consejo o truco de cocina que darías a quien te están leyendo.
Soy malísimo para dar consejos o trucos de cocina, pero no puedo negarme a tu petición, así que para los que estén leyendo esta entrevista tomad nota: coged una tabla de corte, un cuchillo, conseguir tener un ambiente de silencio, coged un libro de cocina o la receta que tanto lleváis queriendo hacer, colocad los ingredientes sobre la mesa, encended el fuego, y dejaos llevar.

Antonio Alcaide, nuevo chef I+D de wetaca