Después del curso intensivo que te dimos en el anterior post acerca de Las salsas madres de la cocina, hoy nos toca ponernos de nuevo la chaquetilla y contarte todo lo que debes saber sobre la salsa carbonara y que nunca te han contado, porque ya va siendo hora ¡de que abras los ojos!

Pecado. Eso es lo que piensan en la cocina italiana sobre la serie de aberraciones que se han llegado a cometer contra una de sus salsas más emblemáticas. Pero es que tenemos que reconocer que, si saltarse la receta de la salsa carbonara fuera un delito tipificado, media España ya estaría condenada. Pero bueno estamos en época de Pascua, momento de reflexión y penitencia. Así que si alguna vez pusiste nata, cebolla o cualquier otra infamia a tu salsa carbonara no te preocupes, ahora es el momento de confesarlo, pedir perdón y comenzar una nueva vida en cualquier otro lugar.

Vaaale, quizás estamos exagerando un pelín, pero la buena noticia es que aprovechando que sacamos nuevo tupper de Spaguetti alla carbonara, vamos a contarte el origen de la receta auténtica, qué ingredientes tiene y cómo la vamos a reproducir en Wetaca para que después de leer este post alcances por fin, tu redención.

Origen de la receta.

Sabemos que es una receta de la ciudad de Lacio, más concretamente de Roma, pero el por qué de su origen es un poco incerto. Hay una leyenda que cuenta que la pasta carbonara fue inventada durante la Segunda Guerra Mundial por un cocinero en Roma que a la llegada de los soldados estadounidenses usaba sus raciones de bacón y huevos para condimentar la pasta.

Una de las teorías que cuenta con mayor credibilidad es la que afirma que el nombre “carbonara” está relacionado con la presencia de la pimienta negra, ya que en la receta tradicional era tan abundante que cubría totalmente la pasta y se parecía al polvo del carbón.

La original. Sus ingredientes, ni más ni menos.

Los ingredientes principales de la carbonara son cinco: la pasta, el guanciale (una chacina de carrillos de cerdo similar a la panceta), las yemas de huevo, el queso pecorino romano y la pimienta negra.

La clave de una buena carbonara es no dejar que el huevo se cocine mucho. Solo hay que escurrir la pasta ligeramente al dente, verter los huevos en la olla y dejar que se hagan sólo con el calor de la pasta, sin encender el fuego, que se cueza sin llegar a cuajar. La ausencia de guanciale en el mercado español justifica su sustitución por la panceta, o incluso por bacon, pero lo de echarle nata, eso ya no tiene perdón.

—> Te dejamos la chuleta con los ingredientes. (Para 2 personas).

Espaguetis 170 g

Queso Pecorino romano 50 g

Queso Parmesano 50g

Yema de huevo 2

Pimienta negra molida al gusto

Panceta 100 g (la panceta adobada típica de Soria es todo un éxito en esta receta).

Cómo la hacemos en Wetaca..

Si no tienes tiempo de cocinar esta receta original, obviamente vas a probar el nuevo tupper de Spaguetti alla carbonara sí o sí. Así que imagino que querrás saber cómo hemos conseguido que esta receta quede casi igual a la original pero dentro de un tupper. Tenemos que reconocer que conseguir esta salsa es algo que nos obsesiona desde los inicios en Wetaca, por lo que hasta que no hemos dado con la técnica perfecta no hemos parado.

Primero cocinamos el huevo a baja temperatura para conseguir seguridad alimentaria y después lo trituramos. En paralelo confitamos el bacon con un poco de aceite de oliva hasta que caramelice e integramos parte de ese bacon con la mezcla de huevo para conseguir el mismo sabor en todos los bocados.  La receta original lleva parmesano y pecorino a partes iguales, pero como el pecorino es muy salado, sólo usamos parmesano. Para evitar que la textura acabe siendo demasiado densa, hemos puesto una parte de queso y otra de leche infusionada con la corteza del parmesano.

Mezclamos todo con un poco de pimienta molida, ¡y voilá! Ya tenemos sabor en todos los bocados. Además, para acabar con un toque rústico tenemos un truquito: le ponemos un poco de ajo asado. Rematamos añadiendo trocitos de bacon tostados para hincarles bien el diente. Te dejamos aquí el teaser para que vayas abriendo boca 😉

 

¿Y tú? ¿También has cometido un pecado mortal con esta salsa? Cuéntanos cómo la haces dejándonos un comentario aquí abajo o en redes sociales mencionándonos en @wetaca o con el hashtag #comebientodoslosdías.